Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Directores de casting, ¿parásitos de este oficio?

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • barman
    respondió
    De todas formas, si supierais en realidad lo poquito que pintan a veces, la mayoria , los de casting, ellos proponen, pero los de arriba disponen, los repartos van cerraos la mayoria de las veces, y yo he estado opcionado para un par de fijos, no protagonistas ni muuuucho menos, mas quisiera yo, y me he caido por que los de arriba, cadenas, productores y gente que de arte no entiende nada, querian rostros mas conocidos...¿Para que? Para que la serie que se caiga a los 3 capitulos, o la peli que no vaya ni dios a verla al cine, resulte mas cara por que esos rostros conocidos cobran cinco o seis veces mas que los que no lo somos...asi de logicos son.

    Lo de los cursos...algo es una estafa cuando alguien te obliga a algo, si hay descerebrados que pagan 350 euros por que andres cuenca te deje en ridiculo ante una clase o te cuente marujeos varios, siempre habra esos cursos. Si te regalan dinero , tu lo cojes, eso esta claro.... La culpa no es de los de casting, es de los colgados que van a esos cursos.


    Y de la Union de actores, me rio de sus comunicados, acciones y demagogia de rastrillo y todo a cien, por que esos no mueven el culo asi nos pagen a los actores las sesiones con patatas... Bastante tienen con lamerse los ojetes respectivos y organizar las paparruchas de galas como la de anoche en las que los de siempre se llevan lo de siempre, y los cuatro pringis que no curran, se acercan con el traje de la comunion a hacerse la foto en el photocall vacio con el movil, y con el famosillo de turno.


    Es lo que hay, y seguira habiendolo. Yo para que un director de casting me vea, tengo a mi repre y me trabajo un buen videobook, o los invito al teatro, y de 10 me ve uno, que me da un episodico cada 4 meses... Asi estan las cosas.

    Dejar un comentario:


  • super8
    respondió
    No puedo estar más de acuerdo, Yolanda. Aplausos.

    Dejar un comentario:


  • Directores de casting, ¿parásitos de este oficio?

    Llevo no sé cuánto tiempo sintiéndome muy indignada con algo que lleva mucho ocurriendo y que pienso que es un tema lo suficientemente importante y preocupante como para abordarlo con urgencia y del que, curiosamente, nadie habla. Me refiero a la idealización (falsificada e irreflexiva) de dos figuras gremiales; los representantes y los directores de casting.

    Me molesta que hayamos permitido que se formara esa especie de aura de omnisciencia, de superioridad y de seres intocables alrededor tanto de los representantes como, en mayor medida todavía, de los directores de casting. Más que nada porque son adjetivos que no se corresponden en absoluto con la cruda realidad. Lo cierto es que ni unos ni otros, representantes y directores de casting, tienen nada de omniscientes, ni de superiores ni mucho menos de intocables sino más bien todo lo contrario. La mitad de las veces no saben por dónde se andan no siendo otra cosa que meros intermediarios sometidos a los designios de otros (que son los que verdaderamente deciden quien trabajará en tal o cual producción); poseen aptitudes bastante inferiores a las de cualquier actor (la mayoría de ellos, aunque no todos, no pasan de ser actores frustrados sin talento ni atractivo interpretativo alguno); y no sólo no son intocables sino que no tienen ningún peso decisivo real en las producciones para las que trabajan. No diría que son un cero a la izquierda pues mentiría, pero tampoco cumplen un cometido tan importante ni decisivo como les ha interesado vendernos.

    Los representantes y directores de casting no son imprescindibles, y lo saben. De hecho y siendo aún más fiel a la verdad son dos de las figuras profesionales dentro de una producción de las que se podría prescindir sin que repercutiera en exceso en el proceso de ésta. Otra cosa sería si habláramos, por ejemplo, del productor (del que financia el proyecto o del que se ocupa del equipo humano y material), del guionista, del director (a secas), del director de fotografía, de los técnicos, de los figurantes, de los actores, del script, etc. Pues esos profesionales sí que son piedras angulares de una película, no como en el caso de representantes y directores de casting que están , les moleste o no leerlo, "de prestado.
    De los representantes no me extenderé mucho más en hablar, puesto que me merecen mucha menor atención que los directores de casting, principalmente porque representantes bueno, a día de hoy, hay cuatro contados, y no resultan tan peligrosos como puedes resultar los directores de casting. Así que me centraré en estos últimos.

    Que su trabajo sirve para descargar de responsabilidades a otros, en particular de la productora, bien es cierto. Pero que nadie se crea que ellos son los responsables de que tal o cual actor esté en un proyecto. Nada más lejos de la realidad. Los que deciden quien estará en una serie, en un largometraje, donde sea, es casi siempre el productor y muchas veces, para mal del primero, el productor ejecutivo que es quien pone la pasta.

    Por eso no comprendo esa fama que han ido adquiriendo los directores de casting entre los actores. Me hace sentir vergüenza ver en sus perfiles de facebook o twitter la cantidad de gente que de manera absurda, exagerada y patética les hacen la pelota y aplauden sin ningún criterio propio cada una de las tonterías que escriben en sus muros. Y no es que escriban pocas, cualquiera puede ser testigo. Casi preferiría que desaparecieran todos esos actores lame-culos antes que los propios directores de casting, porque resultan más dañinos los primeros que los segundos.

    Por otra parte la cuestión que más estupor e indignación me causa es la de los cursos a los que estos últimos años hasta el más inepto y desconocido de los directores de casting se ha atrevido a impartir, aprovechando esa apariencia (falsa) de poder que nos han querido y sabido vender. Sin duda escuelas y directores de casting han visto un filón de oro en la necedad de muchos y en la confianza de otros que se han dejado convencer por esa imagen de todopoderosos y la creencia de que por asistir a uno de sus cursos se acrecientan las posibilidades de ser descubierto e incluido en algún casting de las series que llevan. Nada más lejos de la realidad. En primer lugar, un porcentaje muy elevado de los directores de casting que están impartiendo esos cursos no trabajan (en lo suyo) ni la mitad de lo que pretenden hacer creer, porque a la mayoría les ha afectado la crisis y la destrucción de empleo tanto como al resto de mortales. Son cuatro los directores de casting que aún hoy son contratados por algunas productoras, y precisamente no están entre los que más talleres y seminarios venden.

    Aunque lo peor de todo aún no se ha dicho y es lo siguiente: Los directores de casting no están capacitados para dar clases de interpretación ni tienen autoridad para ejercer la docencia. Lo suyo, actualmente, es de un intrusismo aberrante y depravado. Todo eso sin contar con la absoluta falta de respeto que muestran hacía un colectivo que, en realidad y sin discusión posible, les da de comer, que son los actores. Es muy lamentable que esté sucediendo esto y que, encima, los directores de casting lo hagan con semejante impunidad.

    Incluso el sindicato Unión de Actores de Madrid deja de forma patente y clara las siguientes declaraciones realizadas en uno de sus grupos de facebook: "Los directores de casting hacen unas prácticas que no nos parecen éticas, moralmente condenables." "Estamos en contra de que los directores de castings realicen cursos para lucrarse." "Siempre nos pronunciamos en contra de esta práctica en todos los foros que podemos y a los que llegamos."

    Es una obviedad que tales cursos son posibles porque existen actores que los fomentan con su participación en ellos y que hasta que los actores digan "basta" y dejen de asistir seguirán ordeñando de esta ubre que ha nacido de la angustia, la ansiedad y las inseguridades que todos los actores poseemos de manera inherente. Lo que no justifica que ciertos indeseables como de los que estoy hablando se intenten aprovechar lucrativamente de ello. Tengamos más orgullo y defendamos la poca dignidad que aún nos pueda quedar.

    Todo lo escrito, a rasgos generales, es mi opinión sobre el asunto. Por supuesto estaré encantada de leer cualquier opinión que en oposición o en favor de la mía enriquezca y amplíe mi visión. Espero que los más dados a insultar se guarden sus insultos porque mi pretensión no ha sido ofender sino expresar algo que llevo tiempo pensando y que creo que mucha gente comparte, aunque prefieran callar a ponerse en un compromiso incómodo.
Trabajando...
X