Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

De actores y egos

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • De actores y egos

    Se dice que Miguel Ángel no tenía ningún inconveniente en reconocer que era el mejor escultor de su tiempo. Tan seguro estaba de si mismo que llegó, ya de adolescente, a corregir los dibujos de su maestro. A los 19 años firmó "La Pietà" porque la gente se la atribuía a otros, pero no volvió a hacerlo porque fue consciente de que , una vez conocido, ya nadie le confundiría con otro. Cuando acabó al Moisés, le dio un golpe en la rodilla gritándole "¿Por qué no me hablas?". Sabía perfectamente la grandiosidad de lo que había creado.

    Miguel Ángel no se casó nunca. En ésta época de exaltación gay, eso se atribuye a una supuesta homosexualidad (es posible, pero hay que recordar que durante una época vivió directamente en un burdel para ahorrarse trayectos). Lo cierto es que, homosexual o putero, consideraba que las relaciones serias le desviaban de su arte, único fin de su vida y altar ante el que lo sacrificó todo. Según parece, siempre consideró que su talento era un don y, en su caso, tan grande que debía dedicarle todo su ser.

    En los años 40, el director Frank Capra, que ya había conseguido los cinco Ocars principales con "Sucedió una noche", cayó enfermo. Un día fue a verle un hombre al que nunca volvió a ver ni supo el nombre. Él hombre, entre otras cosas le dijo:
    "Sus talentos, señor Capra, no son suyos por derecho propio. Dios se los ha dado. Y cuando usted no usa esos dones está ofendiendo a Dios y a la humanidad. Que tenga un buen día"

    Por esa misma época, Howard Hawks luchaba con una joven actriz hija de un bailarín sevillano. La Columbia sabía el potencial de la chica pero no cómo explotarlo, así que se encomendaron al genio como último recurso. Hawks se dio cuenta rápido de la falta de confianza de la chica y ordenó a todo el personal que la piropeara a discreción, consiguiendo (tras mucho esfuerzo) unos resultados satisfactorios. Harry Cohn, presidente de la Columbia, ofreció a Hawks mil regalos por haberle dado una estrella. "Tendrás una estrella -contestó el director- si no la dejas hacer ninguna película durante seis meses y mientras tanto haces que tenga entrevistas, fiestas, prensa, etc. Para ser una estrella, primero necesita un ego."

    Un saludo.

  • #2
    Lacava=

    (Lo pongo en éste. Pero es por muchos).

    Comentario


    • #3
      Por cierto, la actriz se llamaba Rita Hayworth.

      PD: Gracias dearie

      Comentario


      • #4
        Si de alguien me siento orgulloso a pesar de no conocernos ni ser amigos y tener ideologías tan distintas es de Lacava.
        Me apetecía mucho decirlo, sin más.
        _________________
        "La libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír" (George Orwell)

        Comentario


        • #5
          Ego = negativo

          Confianza= positivo


          Matemos el ego para tener una mayor confianza.
          Tu quedate con los actores que yo me quedo con los castings

          Comentario


          • #6
            lacava escribió:Por esa misma época, Howard Hawks luchaba con una joven actriz hija de un bailarín sevillano. La Columbia sabía el potencial de la chica pero no cómo explotarlo, así que se encomendaron al genio como último recurso. Hawks se dio cuenta rápido de la falta de confianza de la chica y ordenó a todo el personal que la piropeara a discreción, consiguiendo (tras mucho esfuerzo) unos resultados satisfactorios. Harry Cohn, presidente de la Columbia, ofreció a Hawks mil regalos por haberle dado una estrella. "Tendrás una estrella -contestó el director- si no la dejas hacer ninguna película durante seis meses y mientras tanto haces que tenga entrevistas, fiestas, prensa, etc. Para ser una estrella, primero necesita un ego."

            La version que yo conozco es diferente, claro. A Rita la contrato Columbia en 1936 y, como a tantas otras starlettes de la epoca bajo contrato, la tenian trabajando en peliculas de serie B en papeles secundarios sin prestarle la mas minima atencion. Harry Cohn no tenia ni el mas minimo ni remoto interes en ella o su carrera y fue su marido, Edward Judson, un experto en promocion, quien de acuerdo con el jefe de publicidad de Columbia, el legendario Lou Smith, diseno un plan de accion consistente en salir mucho por las noches al Trocadero y otros lugares de moda donde iban los famosos (y los paparazzi, naturalmente), para darse a conocer y lograr asi que los productores y directores se fijaran en ella y le ofrecieran papeles en sus peliculas principales. Pero fue Rita la que le quite 500 dolares a su marido para comprarse un vestido espectacular y asegurarse una mesa justo enfrente de la que compartian Harry Cohn y Howard Hawks, a la sazon trabajando en la preproduccion y el reparto de "Solo los angeles tienen alas", pelicula en la que Rita estaba dispuesta a hacer lo que fuera necesario para conseguir un papel. El resto, es historia. O no.

            Porque en estos casos es muy frecuente que si el cuento es mas atractivo que la historia, ya se sabe, hay que publicar el cuento.

            En todo caso mi version procede de un articulo sobre Rita de la revista Time publicado en 1941, dos anos despues del rodaje de "Solo los angeles tienen alas". Esta aqui: http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,851461-1,00.html
            _________________
            www.myspace.com/josedevega
            castings

            Comentario

            Trabajando...
            X