Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

La financiación del cine español (VIII). Apéndice II. El caso francés

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • La financiación del cine español (VIII). Apéndice II. El caso francés

    Si hay un tema recurrente en las conversaciones sobre el cine español, es el cine francés y su supuesto cuerno de la abundancia. El pais vecino supone, para el cineasta medio español, una especie de paraíso ateo donde la deidad-estado suministra sus 72 huríes y dinero a espuertas a cualquiera que sea capaz de llenar dos horas de cinta con discursos sesentayochistas, silencios de diez minutos, actores inexpresivos y jovencitas con alergia a la ropa. En este paraíso, el público, tan culto, tan francés, tan diferente de los palurdos asilvestrados con los que han tenido la desgracia de compartir nación, no sólo se despepitaría por ver cualquiera de las películas que conforman el "hit-parade" del fracaso autóctono, sino que encima iría en procesión, con cánticos y antorchas encendidas, a pedir a las autoridades más dinero para que los cineastas pudieran hacer las películas que les diera la gana, sin tener que reponder de sus productos, sin trabas, sin preguntas...

    No, no exagero, creen que es así. Básicamente porque les interesa. Sacaron el modelo de financiación español de esa idea, no del auténtico cine francés. Es cierto que el cine francés, como el español, está fuertemente apoyado por el Estado, que el estado francés mete mucho más dinero que el español y que obliga a las televisiones a cotizar, en este caso a través de un impuesto. También es cierto que el público francés es más "chauvisista" que el español y apoya más lo suyo. Incluso que películas como Vicky Cristina Barcelona pueden estar en el número uno dos semanas seguidas en Francia, pero hay también ciertas diferencias sustanciales:

    1) En el cine francés, el creador no tiene libertad absoluta. Debe ciumplir unas ciertas normas. En declaraciones a Phlippe Lafosse ("Le Monde diplomatique" Julio 2002), dos representantes de la CNC (el equivalente del ICAA español) dijeron que el cine francés " es un cine eficiente (...) busca unir a la gente promoviendo valores de consenso. Puede ofrecer más que diversión, pero permanece libre de cualquier forma o idea radical".
    Se busca con esto crear un cine nacional, en el que todos los franceses puedan sentirse, si no identificados, al menos no insultados. No voy a abundar en el tema, pero es evidente que el cine español es cualquier cosa menos cine nacional.

    2) Canal +. Es el autentico motor del cine francés al estár obligado a invertir el 10% de sus ingresos. Si en España, la guerra entre las plataformas digitales de Polanco y Telefónica propició el buen momento del 2001 y la unión de ambas, la crisis del 2003, en Francia Canal+ ha respondido siempre. Aquí, mientras tanto, dejaba auténticas morteradas de dinero en uno de los pocos negocios más corruptos que éste: el fútbol.

    3) Las SOFICAS: Son sociedades de inversión creadas expresamente para financiar películas. Ofrecen a cualquiera que quiera invertir incentivos fiscales y la rentabilidad que pueda dar la película. Son una forma de atraer dinero privado que no existe aquí (el dinero privado quiere ganar dinero y terminaría financiando a cineastas capaces de vender entradas... perspectiva apocalíptica para nuestros apesebrados).
    En la nueva ley del cine, y para apaciguar a los que buscan un nuevo cine español, se prevee avanzar en la línea de las Soficas. ni que decir tiene que no se hará.

    4) Por fin, basta ver el box-office francés:

    http://www.boxofficemojo.com/intl/france/

    para ver la diferencia con el cine español. En 2008, de 48 semanas, 20 tuvieron en el "número 1" una película francesa: busquen alguna de ellas que se parezca a los que hacemos habitualmente aquí.

    Un saludo.
Trabajando...
X